jueves, 19 de abril de 2018

Calma, vida, movimiento...

Calma...
Los días habían cambiado por completo.
Su mirada se tornaba hacia lo más interno de su ser y se sentía serena. Una serenidad muy diferente a la que sentía cuando la lluvia rozaba el cristal de su habitación. Otra calma.

Vida...
Lo más importante era seguir sintiendo y viviendo el presente, la belleza con sus imperfecciones. 
Conectada al instinto vital y a su danza. 

Movimiento...
Esa danza personal que le permitía bailar su propio baile y hacer respirar a todos los poros de su piel.  

Calma, vida, movimiento, salud y arte..


1 comentario: