jueves, 2 de febrero de 2017

Hormigas

Una vez, cuando era pequeña, me senté en un hormiguero y las hormigas plagaron todo mi cuerpo. Desde entonces tuve un poco de miedo a este insecto. Con los años el miedo se ha transformado en admiración y respeto ante su trabajo.

Este trimestre ha comenzado con fuerza y con todo el placer de seguir creando dentro de los proyectos que han comenzado este curso.

Al proyecto que me gustaría dedicarle la entrada hoy es al Estudio:
Este mes cumplimos cinco meses desde su apertura y no podría estar más feliz. Aunque el día a día sea difícil, porque precisamente en este país (y no sé si en otros es diferente) no facilitan mucho las cosas a los emprendedores, y me voy a permitir una generalidad: no se facilitan las cosas a emprendedores dentro del ámbito cultural. Todo ámbito que promueva el pensamiento supone una amenaza. 
El querer cambiar el mundo desde la protesta generalizada está muy bien, pero hay otras formas que suponen un añadido a esa protesta y es desde la acción, desde el trabajo diario para cumplir sueños. Lo que no sea fácil, se trabajará en ello; lo que no nos aporten, lo creamos nosotros. 

Deseo que todos encontremos senderos de hormigas...

¡Fuerza, Energía, Salud y Arte!