martes, 19 de julio de 2016

Menos es más-más es menos

En la entrada de hoy me gustaría reflexionar sobre las circunstancias abominables a las que se ve avocado este país y que no parecen recuperar otra dirección puesto que parece no importar lo que nos hagan, que llegados a este punto, el ellos se transforma en yo. Lo que nos roban no es sólo económico, nos roban las ganas, el entusiasmo y la esperanza. 

Uno no para de trabajar y cuando llega el verano ha de seguir trabajando porque no ha ahorrado lo suficiente porque es imposible...
Nos cansamos, nos caemos y volvemos a levantarnos pensando que todo algún día puede cambiar ¿será así?

Yo quiero y necesito creer que sí, que va a cambiar.

Y me pregunto día tras día por qué los que menos formados están tienen lugar en lo que llamamos poder.
Y he llegado a una conclusión el problema no es que ellos estén en el poder; es por qué 'eso' es el poder. ¿Dónde ha llegado el ser humano para medir las cosas de este modo?

Desde la ventana donde escribo, en el centro de Madrid, veo como mi calle entera está sumida en obras que duran día y noche, un ruido que no cesa y unos trabajadores que no paran. Es un símil con lo que vivimos diariamente, ruido en la televisión, ruido en nuestras casas, ruido en el gobierno y no paramos, no decimos ¡BASTA!

Yo quiero y necesito creer que sí, que va a cambiar. 

Existen muchas personas que estamos luchando con las pequeñas cosas, ya que lo pequeño se hace grande y se hace de verdad. Sigamos apostando por lo que creemos, lo que nos hace bien y hace bien al que tenemos al lado.

¡Salud y Arte!