jueves, 9 de junio de 2016

¿Diferente-igual?

Pero ya desde ahora insisto en el hecho de que la parte femenina del erotismo aparecía como la víctima, y la masculina, como el sacrificador; y, en el curso de la consumación, uno y otro se pierden en la continuidad establecida por un primer acto de destrucción. (Bataille, Georges; El erotismo)

Nos parece muy interesante el modo en el que Bataille expresa la diferencia entre lo femenino y lo masculino en relación al erotismo pero podemos trasladarlo a otros aspectos de la vida. 
Vivimos en un momento en el que lo llamado igualdad, en ocasiones roza la conversión. Luchemos por una igualdad real. ¿Siginifica ser iguales el actuar del mismo modo? ¿el hacer las mismas cosas?. 
De este modo, todos debemos ser iguales, como clones...lo diferente enriquece la humanidad.

Yo quiero defender la igualdad desde la diferencia. ¿Por qué para adquirir las mismas oportunidades profesionales tenemos que actuar como el género masculino? ¿Por qué no se respeta la feminidad desde el dar una oportunidad aceptándola y no queriendo convertirla en masculinidad?
Ambos géneros son maravillosos en muchos aspectos y la diferencia enriquece al ser humano que tenemos al lado. Siempre y cuando la diferencia no signifique la denostación o la inferioridad de uno ante el otro.

Desde este punto también considero interesante analizar qué es la fortaleza y qué es la debilidad...pero eso lo dejamos para otra entrada.