martes, 3 de mayo de 2016

Tenía

Ese día se había pintado las uñas de los pies de un color discreto. A su padre no le gustaba que enseñase los pies de esa manera, pero nadie los veía, sólo ella. Cuando estaba en su habitación se quitaba todo lo que llevaba encima y lo dejaba en la cama. Jugaba a ser una chica mayor que llevaba sandalias en otro mundo. Unas sandalias con brillantes...

Por la tarde tenía que salir a llevar a su hermano al colegio, hacia dos años que ella ya no estudiaba. Envidiaba a su hermano. Ella le sostenía la mochila en el camino porque así se lo había dicho su padre.  Su hermano era el orgullo de la familia. 

Hacía mucho calor y su hermano ya estaba entrando al colegio. De repente el gran estruendo hizo que se detuviera el tiempo. Su hermano desapareció de su vista, su mochila, sus compañeros...
Algo le faltaba... tocó todo su cuerpo...ya nada volvería a ser lo mismo. 
Nunca más podría pintarse las uñas de los pies.

¡Salud y Arte!