lunes, 14 de diciembre de 2015

No me sorprende

Hoy quiero dedicar esta entrada a una experiencia que seguro que muchos y muchas, dentro y fuera de la profesión, habéis vivido, por desgracia, alguna vez en este país. No voy a dar datos de la compañía ni nombres ya que en lo que quiero centrarme es en la reflexión sobre el propio hecho.

La semana pasada me convocaron para una entrevista de trabajo en una compañía de teatro. Cuando llega el día de la entrevista estuve allí a mi hora, cosa que en muchos ámbitos laborales de este país no está integrado: la seriedad y puntualidad. Me atendieron quince minutos más tarde, pero eso no me extrañó... El lugar era bastante insólito, ya que el encuadre era completamente desvinculado del mundo del arte, no obstante, eso tampoco me extrañó...
A los quince minutos de mi citación sale el ayudante de dirección y me dirige hacia otro sitio para esperar, yo le digo que en media hora me tengo que ir a trabajar y que cuánto más se iban a demorar, ya que me había costado mucho llegar hasta ahí en un descanso entre trabajo y trabajo. Pero eso no es el problema porque esa fue mi decisión. 
Él me dice que si en media hora me tengo que ir que mejor vuelva la semana que viene porque no les iba a dar tiempo a terminar antes de esa hora. Yo le respondo que me parece una falta de respeto a mi tiempo y él me pide disculpas. Antes de irme le pido que me explique en qué consiste el trabajo, a lo cual me responde que no es un trabajo sino que ellos lo que buscan son actores/alumnos para incluirlos en sus talleres, ya que ellos sólo escogían a sus actores de este modo...
Es decir, en resumen: fui a una entrevista de trabajo para que me vendieran un taller. Lo peor de todo esto, es que cuando salí no me sentía impresionada por la situación o indignada, sentí que era algo habitual y sólo pude pensar: UNA MÁS...

Lo que me hace reflexionar de este hecho en particular es la falta de extrañeza ante hechos lamentables como este. Entiendo que todas las compañías de teatro y empresas busquen formas de salir adelante pero, por favor, que no se lleven por delante a otros profesionales que también luchamos día a día.
Me sorprende, la falta de sorpresa ante cosas así.

La diferencia es que lo puedo contar y que de ahora en adelante no voy a asistir a un casting/entrevista que no sepa exactamente lo que se ofrece en el mismo.  

¡SALUD, ARTE Y PROFESIONALIDAD SIEMPRE!