lunes, 9 de noviembre de 2015

Mujeres en el arte

Hoy quiero dedicar esta entrada a mi condición como mujer en el arte. 
De un tiempo a esta parte, y por experiencias vividas dentro de la profesión, me planteo el tema del respeto de la diferencia y de las oportunidades que se dan dependiendo del género. Como ya he mencionado en entradas anteriores no hay respeto en muchos aspectos de esta sociedad pero en esta entrada me voy a centrar en la defensa de mi condición de mujer actriz, creadora y profesional y lo iré acompañando de diversos ejemplos (en sucesivas entradas).

Como dije en otra de mis entradas LLEGÓ LA HORA...llegó la hora de poner palabras y acciones a las injusticias, no con el objetivo de cambiarlas a gran escala (ya que desafortunadamente son muchos los que participan de estas injusticias) sino para sacarlas y no dejarlas dentro. Suficientes problemas suceden a lo largo de la vida como para callarnos lo que nos molesta. ¿Acaso los que actúan a la inversa se callan o dejan de "agredir" con sus acciones?- NO, NO LO HACEN, PUES YO TAMPOCO.

Para abordar este tema me parece muy interesante la postura que adopta la actriz del Odin Teatret, Julia Varley, en el que defiende el uso de la palabra actriz. A continuación adjunto una cita de su libro (que recomiendo), el cual abordaré en futuras entradas:
¿Actriz o actor? Desde e título he tenido que elegir. Con el deseo de subvertir el uso corriente de incluir el femenino en el masculino universal y con la intención declarada de sentirme sujeto del discurso como mujer, elegí usar la palabra actriz, incluso cuando hablo del oficio en general. 
Lo que esta actriz plantea en la premisa de su libro me parece brillante ya que genera una reflexión desde su condición como mujer dentro de un oficio e invita a otras actrices a que nos reafirmemos en el uso y concepto de la palabra actriz. 

Como el tema que abordo hoy será uno que plantearé en sucesivas entradas, voy a ir dividiendo éste en pequeños subtemas, el de hoy es una aproximación general a futuras reflexiones. Próximamente abordaré diversos ejemplos que me llevan a afirmar que no existe un respeto frente a la diferencia entre lo femenino y lo masculino. Cuando hablo de igualdad hablo de que exista un respeto desde la patente diferencia. Que la diferencia sea mimada y amada para poder ejercer nuestra profesión desde la feminidad sin tener que masculinizarse para poder acceder a determinadas oportunidades. 
¡Salud y Arte!
Especial dedicación a todas las mujeres creadoras y gestoras de sus propias obras artísticas.


Julia Varley (actriz, directora, profesora, 1954)

 



 
Matilde Landeta (Guionista, 1910)




Clara Schumann (Pianista y compositora, 1819)




Frida Kahlo (pintora y poeta, 1907)