martes, 3 de noviembre de 2015

Motivos siempre...

Hay veces en los que la energía disminuye y percibes un menor sentido a todo el esfuerzo que pones en tu profesión. Esas veces intento recordarme a mi misma los motivos por los que escogí esta profesión que, de forma ineludible, se convierte en una forma de vida. 

Si bien es verdad que en nuestro país  la cultura queda relegada a un mero entretenimiento en calidad de "Reality Show" y que las personas que tienen el "poder" no tienen el más mínimo criterio sobre lo que hacen, no se puede ejercer siempre una crítica sobre lo externo. Intento plantearme qué puedo hacer yo en esos días en los que me energía decae y la negatividad se apodera de mi estado anímico...

Cuando somos pequeños y vamos al colegio también tenemos preocupaciones que nos parecen lo más importante del mundo y no por ser pequeños son menos importantes.
A medida que vamos creciendo nos damos cuenta de que no somos únicos y que el mundo sigue girando a pesar de que nuestras profesiones y anhelos se vean quebrantados. Esas caídas son las que nos hacen levantarnos para seguir creciendo. 

Yo mientras tanto sigo manteniendo todos los motivos que me hacen levantarme de esas caídas: 
- Hago esta profesión porque no concibo mi vida sin ella, porque me apasiona, porque me da satistacciones, porque me hace crear en los momentos difíciles, porque siempre quiero seguir aprendiendo sobre ella... Porque jamás se me acabarán los motivos que me hagan querer dedicarme a ella. 
¡Salud y Arte!