viernes, 9 de octubre de 2015

No quiero parar de bailar

De un tiempo a esta parte he estado reflexionando sobre cómo influye la crisis general de un país o, para no ser tan generalista, de un sistema de gobierno, en los seres humanos. Las noticias, la radio, el paro, los jóvenes, y no tan jóvenes que se van, los que pierden su empleo, los que les bajan el sueldo, los que venden un máster para contratar a alguien etc etc...
¿Qué podemos hacer para combatir todo eso y que la crisis no se meta hasta tal punto en nuestras entrañas que nos quedemos inmovilizados?. La respuesta es ARTE, arte en todas sus vertientes, arte con nuestras profesiones. Y hablo de arte no sólo haciendo referencia a mi profesión sino a todas las profesiones. 
El otro día vi al camión de la basura por la noche y el hombre que se dedicaba a bajarse y vaciar todos los cubos de basura bailaba, todo su cuerpo estaba implicado en esa acción y se podía percibir que lo vivía, no sé si le gustaba su trabajo pero desde luego todo él era ARTE . A eso me refiero con arte, a disfrutar con lo que hacemos y buscar cosas en el día a día que nos hagan felices.

Enlazando con el baile del hombre de la basura, este curso y para combatir ese estrés exterior he retomado de forma más seria las clases de baile y me hace muy feliz. El baile me hace olvidarme de todo y me centro en una sola cosa: bailar bailar y bailar. Como bien ha demostrado el hombre de la basura el arte puede encontrarse en cualquier rincón, sólo hay que saber mirarlo.