lunes, 5 de octubre de 2015

La emoción impulsa el arte

La entrada de hoy la quiero dedicar a una experiencia que he vivido en estos días. 
Como comenté hace algún tiempo llevo respirando teatro desde que nací, mis padres se dedican al teatro para niños desde hace más de treinta años. Desde que tengo uso de razón he visto todas su obras muchísimas veces y esto me ha hecho aprender del sentido general de lo que es ser un creador y tener una empresa que sacar adelante. La empresa de un actor es uno mismo y por eso considero que la creación es tan importante en nuestras carreras.
Esta semana he tenido el placer de ser incluida en uno de sus espectáculos más emblemáticos con motivo de su 20 aniversario como sede teatral para la infancia,  y que tantas veces vi de niña...

Ha sido una experiencia maravillosa en muchos sentidos:
. Vivir un espectáculo desde dentro, un espectáculo que me sé de memoria como espectadora, me parece tan difícil porque funciona entre ellos como un reloj.
. La emoción por poner mi experiencia como actriz (técnica) y a la vez mi emoción (biografía) como esa niña que veía el espectáculo desde la primera fila.

Todo esto me hace reflexionar, nuevamente, sobre la herencia de la que hablaban Eugenio Barba y Julia Varley, una herencia que uno transforma por su propia experiencia individual. En este caso heredo una parte de este espectáculo y lo transoformó en significados y significantes propios. Construyo mi propio mito. (Roland Barthes)

¡Salud y Arte!