jueves, 1 de octubre de 2015

Soplos de aire fresco

La pasada semana tuve el honor de asistir a la master class con Eugenio Barba y Julia Varley y al encuentro que ambos tuvieron con directores.
Este hecho y tras los acontecimientos ocurridos en las últimas semanas supusieron un soplo de aire fresco que ayudaron a recuperar el sentido de una profesión. 

En la master class se habló de herencia y, entre otras muchas cosas, explicaron que los seres humanos somos un concentrado de imitación que se transforma y aleja de los modelos establecidos. Cada uno de nosotros absorve el conocimiento con dos partes:
  • Objetiva
  • Biográfica (Prejuicios, reflejos, fantasmas que llevamos con nosotros desde nuestra infancia y que constituyen nuestra identidad)
Cuando el conocimiento objetivo se mezcla con la biografía no hay posibilidad de repetir lo que han hecho los que nos han precedido.

Eugenio partió de un poema que Julia puso en su voz y cuerpo, tomaba los verbos o palabras fuertes de cada frase. Fue impresionante y muy nutritivo ver el trabajo de esta actriz con cada palabra y en consecuencia con cada frase. Su forma de moverse y de hablar recuperaban el sentido completo de lo que es una verdadera actriz.

Tras este trabajo quedó patente la defensa de la "no ilustración" en el trabajo actoral, es inútil decir lo mismo con la palabra que con el cuerpo.

Concluímos diciendo algo que se dijo en esta master class: el teatro es una ética que puede servir para cambiar aspectos de una sociedad.

En la próxima entrada de este blog continuaremos hablando de este soplo de aire fresco que fue para mi el encuentro con estos dos profesionales.
¡Salud y Arte!