miércoles, 23 de septiembre de 2015

Llegó la hora...

Llegó la hora de hablar, llegó la hora de criticar lo que es injusto, llegó la hora de levantarse ante las faltas de respeto, llegó la hora de preguntar con qué criterios se escogen a las personas que están en este "mundillo".. y justo esta última palabra define a la perfección los aspectos con los que se relaciona esta profesión, que no es la profesión en sí, sino que solo es el "mundillo". ¿Por qué el "mundillo" sin formación ninguna, sin criterio, sin importar el contenido de lo que se hace con el arte y sin vocación están donde están?

El blog de hoy está lleno de preguntas indignadas, preguntas que llevo haciéndome desde que me presento a castings...
Por todos estos motivos LLEGO EL MOMENTO DE DECIR BASTA!

Llevo desde que tengo uso de razón viendo como mi familia vive y lucha por mantener una empresa con un sentido artístico y la mejor cultura teatral y pedagógica que se pueda encontrar dentro del ámbito para niños y adolescentes. No digo esto porque sea mi familia lo digo como profesional. Desde los tres años empecé formándome en el teatro y no he parado desde entonces. Hoy me he dado cuenta que el talento y la formación DEFINITIVAMENTE no importan en este país y como sigamos así no importará nunca. Vivimos un momento complicado para cualquier profesión y edad pero yo no estoy para hablar de generalidades que no conozco sino de lo que conozco y vivo día a día. 
Estas son mis preguntas y espero que algún día tengan respuesta: 
¿Quién decide?
¿Cuándo va a acabar el "enchufismo"?
¿Por qué hay tanto "intrusismo" en el arte?
¿Qué criterios hay para las decisiones que toman?

Digo todo esto desde la indignación, pero también desde la profunda calma de saber que esta profesión en este país no es valorada y funciona única y exclusivamente por "contactos" todo lo demás no importa y si importa no se nota. Yo seguiré luchando por que nada ni nadie mine mi pasión y profesionalidad. Y con más fuerza que nunca sigo apostando por esta carrera de fondo en la que llevo lidiando todo este tiempo. No puedo concebir mi vida sin arte, sin teatro, sin cine, sin escribir, sin creación...por ello seguiré al pie del cañón haciendo lo que se hacer.

Pero a partir de ahora no voy a dejar de pensar que: LLEGO LA HORA DE HABLAR AUNQUE LO LLEVO HACIENDO TODA MI VIDA A TRAVÉS DEL ARTE...
¡SALUD Y ARTE!