lunes, 3 de agosto de 2015

SIN REDES

A estas horas dentro de una semana estaré llegando al Odin Teatret en Holstebro.
Tras haber realizado el trabajo previo, que piden para realizar el curso, he vuelto a reflexionar sobre  la gran diferencia que hay con la educación que recibimos los actores profesionales en España, a rasgos generales, ya que hay escuelas como la de Jorge Eines o Mar Navarro que siguen una línea corporal similar a la vertiente danesa con el Odin.

El instrumento constituido por las diferentes texturas corporales que se dan en una interpretación requieren formación y arduo trabajo que no finaliza nunca. Above the skin será una experiencia muy diferente a cualquier otra que pueda haber vivido y eso es lo rico en esta profesión, aunar diferentes técnicas que vayan tejiendo las notas de tu propio instrumento.

Cuando estuve en New York vi la importancia que las escuelas daban a un conjunto (cantar, bailar e interpretar), los actores y actrices interrelacionan todas las áreas y se forman en ellas. En España esa posibilidad de interrelación es más difícil y se añade la famosa "o": cantas o bailas o actúas y si lo haces todo eres "apto" para actuar en el Rey León y eres un actor de musicales. No obstante, en Estados Unidos (que es la experiencia que he vivido) y estoy segura que en otras partes de Europa, se le da importancia al cuerpo, al entrenamiento corporal dentro de un texto. El texto es lo último que llega.

De este modo entiendo la profesión: como un proceso de aprendizaje en distintas áreas que confluyen a lo largo de toda la experiencia profesional...¡qué aburrido sería creer que se sabe todo y dejar de aprender!

¡Salud, Arte y aprendizaje!